La maldición de Juan y María

 

Juan es español. María es española también. Él vive en Madrid, ella es de Barcelona. Son morenos. Son profesores o estudiantes. Les gusta salir. Les encanta la comida española, la playa y el sol. ¿Te suena? A veces aparecen Carlos y Carmen, son morenos, guapos y simpáticos. Todos tienen familia. Todos tienen trabajo y muchos amigos.

La imagen cliché de los españoles que ofrecen los manuales de ELE, empieza a cansar. Los estudiantes se duermen porque los personajes no tienen nada que ver con la realidad, son planos, perfectos y poco humanos. Con ellos se queda dormida la curiosidad , la atención y la memoria. Con ellos, se quedan dormidas la curiosidad, la atención y la memoria

¿Por qué no cambiar algo? Quizás si tuvieran algún fallo, por ejemplo si fueran gordos o vagos, o no les gustaran los gatos, ¿despertarían más compasión, irritación o lo que fuera? Si un estudiante juzga, critica o se ríe de los personajes, significa que se involucra, si se involucra, se concentra, si se concentra, aprende.

Lo importante es activar la imaginación.  Intentémoslo.

Ezequiel es de Cádiz. Es detective. No tiene mujer pero tiene un hijo. Le gusta comer queso y beber zumo de piña. Arantxa es de Bilbao. Es militar. Es muy alta. Le gusta jugar al billar.  Apuesto que has tenido que leerlo con más atención y parar un poco, para visualizar a Ezequiel y a Arantxa. De esto se trata. Por supuesto, se van a levantar algunas voces críticas contra este enfoque, argumentando que así privamos a los extranjeros de la oportunidad de conocer la verdadera España.

Sinceramente, no me preocuparía por esto. Siempre habrá muchos manuales protagonizados por Juan y María que cenan a las nueve, hacen la siesta, a él le gusta el futbol y a ella hablar por teléfono.  

Los postulados de la enseñanza moderna deberían incluir el impacto que pueda tener el factor sorpresa en una clase. El asombro es cómplice de los profesores, facilita el difícil trabajo de captar la atención de los estudiantes. Invitemos a las aulas un poco de extravagancia, a los personajes poco comunes con sus defectos y pasiones, a los extraterrestres y a los animales-que disipen la maldición de Juan y María y despierten a los estudiantes delcoma, en el que a veces, parecen sumidos.