El Otro: primera toma de contacto

Allí lo tienes: tu nuevo grupo de estudiantes de español como lengua extranjera de nivel elemental. En el mejor de los casos es un grupo pequeño, motivado, homogéneo que tiene un buen dominio de inglés y algunos conocimientos de otra lengua de procedencia latina. Si es así, disfruta ya que es un unicornio de la enseñanza de idiomas.

Ahora bien, en el peor de los casos trabajarás con un grupo demasiado numeroso, de motivación que puede variar de entusiasta a nula, que a veces no se defiende en ningún idioma que conozcas y que básicamente quiere aprobar la asignatura, sobrevivir desapercibido unos cuatrimestres y sacar la diplomatura para que sus padres lo dejen en paz.

Sea como sea, lo primordial es concienciar a tus estudiantes que algo de castellano seguro que saben. Que hagan memoria, que piensen en los menús de los restaurantes, que se acuerden de las canciones, de las telenovelas colombianas o de las palabras sueltas que han podido escuchar durante su estancia en un hotel todo incluido en Mallorca.  Normalmente (salvo unos casos) me proporcionan la siguiente lista de palabras.

Los que aprecian la comida: vino tinto, sangría, paella, chili con carne, tortilla, tomate, gazpacho, tapas, taco, salsa, jalapeño, patatas, cerveza, por favor, uno, dos, gracias, buenas noches.

Los que escuchan música: te quiero, la gente está muy loca, bailando, chica, música, corazón, amor, me gustas, Feliz Navidad, la isla bonita, la vida loca, manos al aire, Macarena, Guantanamera, gasolina.

Los que viajan: hola, playa, no comprendo, no hablo español, plaza, mar, sierra, rápido, mañana, adiós, siesta, fiesta, calle, hotel, hospital, señor, señora

Los que ven series: puta, narco, nunca, te amo, jefe, mi casa es su casa, gringo, amigo, muerto, Dios mío, no, sí, machete.

Poco o mucho, según se mire pero por lo menos nunca empiezas de cero. 

Presiento que el curso 2016/2017 lo patrocinará un cómico noruego Anders Nilsen con su canción “Salsa Tequila”.